¿Oficinas virtuales para empresas?

¿Oficinas virtuales para empresas?

Lo más normal es que una empresa tenga sede o la dirección pública en el lugar en dónde realiza su actividad comercial. Así ha sido al menos hasta hace unos años. Tan sólo las grandes empresas, no sólo las multinacionales, disponían de varios centros de trabajo, por ejemplo, una fábrica, un lugar de almacenamiento, unas oficinas, etc. Sin embargo, en los últimos años han ido apareciendo nuevas posibilidades para que empresas de todo tipo dispongan de una oficina virtual.

En el caso de España las opciones más interesantes son aquellas que centran la dirección de la sede virtual en las grandes ciudades, como en nuestra Barcelona, Valencia, Sevilla, etc. Aunque de todas esas opciones la más interesante suele ser la de tener oficinas virtuales en Madrid. A nivel nacional Madrid se ubica prácticamente en el centro geográfico de la península, por lo que está a mitad de camino de todos los sitios. Está bien comunicada con el resto de España y es un punto de conexión entre Europa y América, por lo que es difícil encontrar una ciudad mejor para los negocios.

Ventajas de una oficina virtual

Una oficina virtual puede ofrecer numerosas ventajas a empresas de distinto tamaño. Por ejemplo, para unos emprendedores que hayan creado una start-up, disponer de una oficina virtual puede resultar muy interesante. Imaginemos un grupo de emprendedores que hayan creado una incipiente empresa en una pequeña ciudad, al disponer de una oficina virtual en Madrid pueden disponer de los siguientes servicios:

  • Una dirección pública reconocible y de mayor prestigio.
  • Posibilidad de recibir correspondencia en esa dirección y de utilizarla para fines comerciales.
  • Posibilidad de utilizar esa dirección también para fines fiscales y sociales.
  • Recepción de llamadas con número propio y contestación personalizada.
  • Desvío de las llamadas desde el número de la oficina virtual al número propio de la empresa.
  • Utilización de salas de reuniones empresariales.
  • Acceso a aulas de formación.
  • Acceso a despachos equipados con todo lo necesario.

Como vemos son una lista de servicios muy interesantes para un buen número de posibles empresas. En el caso del grupo de emprendedores del ejemplo anterior, esta opción de la oficina virtual les puede ayudar a parecer una empresa ya consolidada, lo que repercutirá muy favorablemente en su nivel de facturación.

Pero las posibles empresas interesadas pueden ser muchas más. Por ejemplo, en los últimos años han sido muchas las pymes españolas que han abierto sus mercados y han comenzado a exportar. Para una empresa como esta la posibilidad de contar con una oficina virtual en Madrid resulta mucho más práctico. La dirección postal en Madrid, el número de teléfono y las salas de reuniones suponen un plus muy importante para una empresa del interior que quiera exportar sus productos al mundo entero.

Mucho más que servicios, imagen de marca

Aunque los servicios son importantes, la imagen de marca que puede crear la empresa lo es mucho más. La posibilidad de disponer de una dirección en los mejores lugares de Madrid, con acceso a despachos equipados con lo necesario para realizar la actividad empresarial, salas de reunión y aulas de formación, etc. ayuda a crear la imagen de marca que la empresa quiere ofrecer al mundo.

redactor