IVA y la construcción de vivienda nueva

En 2012 se aprobó el Real Decreto por el cual a las proyectos y reformas de construcción  se les aplica el tipo general del 21%. Esto es de forma general, no obstante, hay algunos casos en los que se aplica un tipo de IVA más reducido. Se trata del IVA en la construcción de vivienda nueva.

IVA y Construcción Vivienda Nueva 2017: Tipo del 10%

Este tipo reducido de IVA es aplicable a las proyectos de reparación y actualización llevadas a cabo en viviendas o partes de los mismos premeditados a vivienda, cuando cumplan las siguientes requisitos:

  • Que el receptor de la vivienda nueva o reformada sea persona física, no actúe como empresario o profesional y utilice la vivienda para uso especial . Tiene dentro no sólo los dueños sino que además los arrendatarios . En cambio si el receptor es el dueño que lo tiene alquilado, entonces no se cumple esta condición, puesto que es empresario a efectos de IVA. Además se aplica cuando el receptor es una Comunidad de Dueños .
  • Que al inicio de las proyectos hayan pasado como mínimo dos años desde la creación de la vivienda o de la más reciente reparación y / o actualización.
  • Que quien haga las proyectos no realice una aportación de material que pase el 40% del presupuesto total de la obra.

Este aspecto tendrá que acreditarse por medio de un escrito firmado por el receptor de las proyectos, teniendo que cumplir estas obligaciones; la factura debe ser completa y clara donde se logre ver por separado la aportación de material y la mano de obra.

El IVA reducido en la construcción de vivienda nuevo o reformas se aplica en más casos

  1. Las ejecuciones de proyectos , con o sin aportes de material , consecuencia de contratos de manera directa formalizados entre el promotor y el contratista que tengan por objeto la creación o rehabilitación de edificaciones o partes de las mismas destinadas primordialmente a vivienda ( más del 50% de la edificación se destine a vivienda ) , incluidos los locales , garajes , instalaciones y servicios complementarios en ellas situados.
    El criterio de promotor tiene dentro además la persona física que promueven la creación para uso propio .
  2. La venta , adjuntado con la instalación , de armarios de cocina y baño y de armarios empotrado para las edificaciones destinadas primordialmente a vivienda , siempre que se hagan como resultado de contratos formalizados de manera directa con el promotorde la creación o rehabilitación .
  3. Las ejecuciones de proyectos , con o sin aportes de material , consecuencia de contratos de manera directa formalizados entre las Comunidades de Dueños y el contratista , que tengan por objeto la creación de garajes complementarios a la edificación , siempre que los terrenos donde se hagan sean elementos recurrentes de tales Comunidades y elnúmero de plazas por vecino no exceda de dos entidades.

Tipos de gastos que se tienen al comprar una vivienda

Comprar una vivienda, ya sea  nueva o usada, tiene una serie de gastos. Aquí os relatamos una serie de gastos comunes en residencias nuevas o usadas, con o sin hipoteca.

“Curso de derecho financiero y tributario”

– La notaría. Los honorarios de los notarios se encuentran regulados por el Estado y todos cobran lo mismo por idénticos servicios. Por ejemplo, un piso de 100.000 euros supone unos setecientos euros.

– El Registro de la Propiedad. Los honorarios están fijados por normativa y dependen de manera directa del costo del inmueble, si bien acostumbran a situarse entre cuatrocientos y seiscientos cincuenta euros.

– Los impuestos vinculados a la compra y venta. La cuantía va a depender del costo de la casa y de si es nueva o bien de segunda mano. El más habitual en las viviendas nuevas es el Impuesto sobre el Valor Añadido, que en 2017 asciende al diez por ciento. La vivienda protegida puede tener un IVA del cuatro por ciento , mas cambia dependiendo de la CCAA.

Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Se trata de un tributo que se produce por firmar en el notario y también anotarse en el registro.

En el caso de las viviendas usadas el impuesto a pagar suele ser el ITP o impuesto de transmisiones patrimoniales. La cuantía a pagar depende de varios factores, aunque se aplica un género de entre el seis por ciento y el diez por ciento . Sin embargo, para VPO, familias numerosas y jóvenes acostumbran a existir tipos reducidos. Por poner un ejemplo, en la villa de Madrid las familias numerosas que adquieran una residencia libre van a pagar un cuatro por ciento de ITP sobre el costo escriturado toda vez que la residencia que se adquiera sea la frecuente.

– La gestoría, único gasto opcional. El cliente del servicio puede contratar para gestionar la liquidación de los impuestos y efectuar otros papeleos.

Si además hay una hipoteca tendremos también los siguientes gastos.

– La tasación de la casa.

– La notaría, el registro y el IAJD pueden no ser necesarios. Tras las recientes sentencias judiciales, no todos corren al cargo del cliente del servicio.

– La gestoría. El banco que nos entrega la hipoteca es quien escoge una gestoría a fin de que realice la tarea administrativa y haga todos y cada uno de los trámites.

Vídeo: impuestos sobre la vivienda en España.

¿Qué es el Impuesto sobre el Valor Añadido?

El Impuesto sobre el Valor Añadido, asimismo llamado como IVA, es un tributo indirecto que recae en el consumo de recursos y servicios. Que sea indirecto desea decir que no lo pagamos de forma directa en la Hacienda, sino son las compañías que durante la cadena productiva lo van colectando para Hacienda.

Su tarea primordial es gravar las entregas de bienes o servicios que realizan los empresarios y profesionales, las adquisiciones intracomunitarias y las importaciones de recursos.

Tiene un carácter neutro para las compañías por el hecho de que de entrada no les debería suponer ni un gasto ni un ingreso en tanto que los recursos que adquiera se empleen en la producción o bien en la comercialización de los productos. Es en el paso del consumo final donde esa neutralidad se pierde, en tanto que no tenemos ninguna figura a quien cobrárselo por los recursos y servicios que hemos adquirido. Es decir, es un impuesto que paga el consumidor final.

Vídeo: Qué es el IVA