Arquitectura y urbanismo en la ciudad de Barcelona. Apuntes históricos.

Arquitectura y urbanismo en la ciudad de Barcelona. Apuntes históricos.

A lo largo del siglo XIX se produce una explosión demográfica en Europa que termina por afectar a las ciudades y a cómo iban a crecer estas mismas. En el pasado las ciudades crecían sin apenas orden, lo que daba origen a las típicas ciudades medievales, con calles retorcidas y edificios muy juntos para favorecer su defensa ante el frío, el calor…o los invasores. La explosión del XIX provoca un cambio de mentalidad a la hora de organizar las ciudades. Cambio que será irreversible y cambiará para siempre la forma de construir ciudades.

Y Barcelona es uno de los mejores ejemplos de todo el mundo occidental. A diferencia de otras ciudades con rápido crecimiento, como Madrid, en Barcelona se planifica un ensanche de la ciudad en cuadrículas y edificios de similar altura. Los mejores arquitectos en Barcelona desarrollan los edificios sobre la idea original de Ildefonso Cerdá, dando lugar a un espacio urbano único y totalmente reconocible.

Ensanchar la ciudad. La gran obra de Ildefonso Cerdá.

A finales del siglo XIX la explosión demográfica y social estaba a punto de cambiar para siempre las estructuras sociales, entre ellas, las ciudades. El capitalismo había permitido una mejora de la calidad de vida, con trabajos más cómodos y más y mejores alimentos, lo que provocó un importante aumento de la población. Mucha de esta población se movió del campo a la ciudad, en busca de los trabajos fabriles, más descansados y mejor remunerados que los trabajos en el agro.

De Ildefons Cerdà i Sunyer – Museu d’Historia de la Ciutat, Barcelona., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6692047

Esto provocó un crecimiento desmesurado de las ciudades que había que solucionar de alguna manera. Las viejas murallas, si todavía existían, constreñían las ciudades, y los viejos cascos urbanos eran cerrados e insalubres, una vez que tanto el frío como los invasores comenzaban a ser cosa del pasado. Así pues, las ciudades crecieron de la mano de las nuevas ideas. En Barcelona el plan de ensanche corrió a cargo del ingeniero Ildefonso Cerdá.

El Plan Cerdá se centraba en expandir la ciudad de Barcelona en varias veces su tamaño antiguo, creando una nueva ciudad ordenada según un plano hipodámico, como se construían las antiguas ciudades romanas, pero girando las avenidas principales, lo que serían el Cardo y el Daecumanus, creando en este caso la Diagonal y la Meridiana. El plan original de Ildefonso Cerdá preveía que las grandes manzanas con las que se iba a expandir la ciudad de Barcelona sólo tuvieran edificios en dos de sus lados. En el resto de la manzana habría jardines y espacios abiertos. Finalmente, se edificaron las manzanas en su totalidad, aunque la idea de las cuadrículas quedó para siempre y formó uno de las imágenes más típicas de la ciudad.

Edificios de primer nivel mundial.

Sobre este plan urbanísitico, totalmente reconocible  en todo el mundo, se iban a levantar algunos de los edificios más emblemáticos de España y Europa. El gran número de arquitectos que han tenido su sede u origen tanto en Barcelona como Cataluña ha permitido que la ciudad cuente con un patrimonio inmobiliario de primer nivel mundial. Por supuesto, hay que destacar los diseños del catalán universal Antonio Gaudí, un personaje fundamental que trascendió las fronteras de la arquitectura. La inacabada catedral de la Sagrada Familia es, seguramente, la obra cumbre de Gaudí y la imagen principal de Barcelona.

 

 

Image by Eszter Miller from Pixabay

Pero sería muy reduccionista centrar los edificios emblemáticos de Barcelona en la Sagrada Familia. A lo largo de la ciudad se encuentran algunos de los edificios más reconocibles de España y Europa. Para empezar, Barcelona es la tercera ciudad con más rascacielos de España, por detrás de la impresionante Benidorm y la capital, Madrid. A lo largo de la ciudad los arquitectos han ido dejando pequeñas joyas como la casa Milá, la casa Batlló, la casa Amatller, el Parque Güell o el mismísimo estadio del Fútbol Club Barcelona, el Camp Nou.

Image by Peter Thomas from Pixabay

 

redactor